¿Estás acostumbrado(a) a mentir para salir de apuros? ¿Mientes con frecuencia para captar la atención de los demás? ¡Ojala nunca visites a OCHURO! Éste es un pueblo lejano al que llaman “El pueblo de la eterna verdad” pues sus habitantes jóvenes aunque quisieran, nunca se atreverían a decir una mentira, pues entre ellos habita una presencia maligna que hace que siempre digan la verdad; deja y te relato la historia:

Cuenta la leyenda que OCHURO fue un pueblo petrolero muy próspero y religioso; Era una especie de norma para sus pocos habitantes asistir a la iglesia los domingos, se podía decir que todos en el pueblo se conocían y hacían valer las normas religiosas sobre todo, por ello eran muy exigentes cuando se trataba de la educación de sus hijos y cómo estos debían comportarse.

Un día, Julia una de las jóvenes más bellas del pueblo se enamoró de un extraño y a escondida de sus padres lo veía todas las tardes fuera del pueblo. Julia apenas tenía 12 años y su admirador la superaba en años y experiencia, por lo que nunca le contó nada a sus padres.

Una tarde, Julia salió a su encuentro amoroso y nunca regresó a casa, sus padres entraron en una terrible depresión, hasta que encontraron el diario de Julia donde se dieron cuenta de todo lo que había hecho a sus espaldas, por lo que pensaron que Dios los había castigado por las acciones de su hija.

Decepcionados de la religión y la forma en que eran tratados por el resto del pueblo que los repudiaban por lo que había hecho su hija, acudieron a la magia negra y lanzaron una maldición al pueblo para que todo niño o joven que mintiera el espíritu de la mentira lo desapareciera y así sus padres sufran lo mismo que ellos habían sufrido.

Desde ese momento, todas las noches se escucha en el pueblo un zumbido extraño que revolotea por todos los rincones.

Esta malévola presencia aparece de la nada en medio de la oscuridad y desaparece a los mentirosos sin medir palabras, dejando a sus padres en la más profunda tristeza.

Los primeros años después de la maldición, el sufrimiento y el miedo invadieron a los habitantes. Muchos niños y jóvenes desaparecieron a causas de sus mentiras y el interés por el pueblo de Ochuro por parte de los inversionistas se perdió, quedando en la pobreza.

Desde ese entonces, a toda familia que llega al pueblo se le cuenta la historia y se le dice que la única manera de estar a salvo de la maldición de OCHURO es diciendo la verdad. Por eso, hoy día solo viven en este pueblo, aquellos que ya perdieron a sus hijos, ya que el espíritu de la mentira no tiene nada que arrebatarles.

Se dice, que espíritu está en espera que otra persona en algún lugar del mundo lo vuelva a invocar y así seguir acumulando su ejército de almas mentirosas.ESPÍRITU DE LA MENTIRA

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.