Ricardo siempre había tenido el sueño de construir una cafetería. En un viaje que realizó a la granja de sus padres para visitarlos, descubrió que una de las vacas había tenido muchos becerritos, sin embargo uno de ellos era especial.

A diferencia de sus hermanos, este becerrito daba café con leche y no solo leche, por lo que Ricardo se llevó una gran sorpresa y luego de conversar con sus padres, decidió llevársela a su cafetería, ya que sin duda sería de gran ayuda y atraería muchos clientes.

Sin embargo, Carolina la esposa de Ricardo no estaba de acuerdo con la idea, por lo cual, le dijo:

 

– “Creo que deberías esperar a terminar la construcción de la cafetería para llevar al becerrito luego, no seas ansioso”.

A pesar de la sugerencia de su esposa, Ricardo decidió que no le haría caso. De esta manera, al regresar a su hogar se llevó al pequeño becerrito con ellos. Así, el día de la inauguración el hombre se encontraba muy emocionado, estaba seguro que se haría rico gracias a su gran suerte.

 

Efectivamente el resultado fue asombroso, el lugar se llenó de personas, la noticia de la vaca que daba café con leche apareció en todos los noticieros y periódicos, además, el sabor de la bebida era deliciosa.

Aunque, al pasar de los días las cosas empezaron a empeorar, como la vaca se encontraba en medio de la cafetería en un mismo día era capaz de romper 30 o 40 tazas con el movimiento de su cola, además, la comida de la vaca se encontraba regada por todo el suelo.

Asimismo, cada que alguien se acercaba a la vaca terminaba pisando su excremento, lo cual era realmente desagradable. Debido a toda esta situación, la cafetería comenzó a perder clientela rápidamente.

Como si todo esto no fuese suficiente un día mientras Ricardo se encontraba trabajando y sirviendo a las pocas personas que se encontraban en el lugar, llegó la policía a realizar una inspección del sitio.

Ante tal desastre la policía le puso una multa gigantesca a la cafetería, todo estuvo tan mal que por un instante Ricardo pensó en cerrar su negocio. En este momento se dio cuenta que su esposa tenía toda la razón y que él se había precipitado.

Así que tomo la decisión de remodelar la cafetería por completo y viajó para llevar a la vaca de vuelta a la granja, durante su visita descubrió que había una gallina que ponía huevos de chocolate, por lo cual, sabía que su suerte estaba mejorando.

Después de muchos días de trabajo su cafetería estaba totalmente lista, por lo cual, fue a buscar a la vaca que daba café con leche y a la gallina de los huevos de chocolate. Una vez que llegó de nuevo a la cafetería los ubicó en el sitio perfecto, en donde pudieran estar cómodos.

De esta manera, las personas comenzaron a visitar la cafetería y la misma se hizo muy popular, el servicio y los productos eran de muy alta calidad, además, era un lugar totalmente distinto al resto gracias a la vaca única y la gallina de los huevos de chocolate.

De esta manera, Ricardo entendió la importancia de la paciencia y la perseverancia, las cuales son las claves para conseguir el éxito. La paciencia permite hacer las cosas de forma correcta y así no cometer errores que quizá sean irreparables.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.